Embarazo a los 40: consejos, cuidados y ventajas de ser madre a los 40

Publicado el 15 septiembre 2022|Última actualización el 20 septiembre 2022|Sobre Reproducción Asistida.|

Sin importar la edad de las parejas, en la sociedad actual, la decisión de traer un niño al mundo depende de muchos factores y a menudo se percibe como un acto de arrojo, de postergación de proyectos o de la necesidad de una situación financiera más favorable antes de dar ese paso. Por eso, tal vez, las parejas dejan para más adelante esta decisión, hasta el punto de ser cada vez más habitual el embarazo a los 40.

Esto se observa en las estadísticas tanto a nivel mundial, como en los datos de fecundidad de España. Además, el aplazamiento de los planes de ser madre en el futuro no sólo depende de la estabilidad económica, el estilo de vida o de la certidumbre del día a día; también de progresos en la investigación médica. Ahora, si una mujer quiere ser madre después de los 40 años, los avances de la ciencia le permiten aumentar las probabilidades de embarazo hasta el punto de poder afirmar que tener un hijo a los 40 años o más ha dejado de ser imposible para volverse realidad.

Probabilidad de embarazo a los 40 y después de los 40

Edad

27 años

Sin congelación

Con congelación

Tu fertilidad actual
78%
27@2x-v2

Edad límite recomendada: 40 años

Probabilidad de embarazo

Durante mucho tiempo, la medicina consideraba que una mujer era demasiado mayor para concebir un hijo (mujer añosa) a partir de los 35 años. Como mostramos en el artículo sobre la probabilidad de embarazo según edad, a partir de los 39 años, la probabilidad acumulada de embarazo es inferior al 50%, mientras que la probabilidad de embarazo a los 40 es del 47% y del 36% a los 42 años.

Esta circunstancia tiene una explicación biológica. A medida que pasa el tiempo, existe una disminución natural de la fecundidad en las mujeres. Este potencial reproductivo de la mujer en función del número y calidad de los ovocitos se conoce como reserva ovárica.

Si bien quedarse embarazada a los 40 es posible, en el caso de las mujeres, la cantidad de óvulos y, sobre todo, su calidad, disminuye significativamente después de los 35 años, de ahí que muchas pacientes comiencen a buscar ayuda recurriendo a tratamientos como la fecundación in vitro, la inseminación artificial y otras técnicas de reproducción asistida. Porque, mientras que en la pubertad, en promedio, las mujeres presentan entre 300.000 y 500.000 ovocitos, a los 37 años se reduce a 25 000 para caer drásticamente a 1000 a los 51 años.

Además, con el tiempo también se produce un envejecimiento del ovario y de sus óvulos, empeorando la calidad de los ovocitos y aumentando los problemas genéticos. Por eso, en la actualidad, se afirma que la fertilidad en la mujer empieza a declinar a partir de la tercera década y se hace más acusada alrededor de los 38 años. Por tanto, aunque existen casos de embarazos naturales en mujeres después de los 40 años, no son situaciones frecuentes. Por eso la ciencia ha evolucionado para brindar esta posibilidad a más mujeres.

Síntomas de un embarazo a los 40

Los síntomas de embarazo a los 40 años no difieren mucho de los síntomas de un embarazo a cualquier otra edad.

Los síntomas habituales son:

  • Estreñimiento e hinchazón.
  • Dolor en la pelvis y la espalda baja (zona lumbar).
  • Sensación de malestar, acidez estomacal y vómitos
  • Dolor, tensión e inflamación en las mamas (mastitis)
  • Necesidad de orinar con frecuencia.

Pero a pesar de las similitudes, es posible que otros síntomas sean más desafiantes para este grupo de edad.

Algunas mujeres mayores de 40 años refieren dolor articular y de huesos. Probablemente debido a que, con el paso del tiempo, es normal que en nuestro cuerpo disminuya tanto la lubricación de las articulaciones como su masa ósea.

Otras refieren una sensación de fatiga más pronunciada. Sin embargo, existen síntomas más relevantes que tu médico debe controlar, pues pueden llegar a ser un verdadero riesgo para tu embarazo.

Riesgos de un embarazo a los 40 años

Es posible tener un bebé de manera segura a los 40 años. Sin embargo, cualquier embarazo (asistido o natural) a partir de esa edad será considerado como de alto riesgo.

Por eso, tu médico deberá controlarte clínicamente muy de cerca, tanto a ti como a tu bebé, para detectar tempranamente la aparición de síntomas de riesgo, tales como:

  • Presión arterial elevada: esto puede aumentar el riesgo de una complicación del embarazo llamada preeclampsia.
  • Diabetes gestacional: aumento de los niveles de glucosa en sangre durante el embarazo.
  • Defectos de nacimiento: por el envejecimiento del ovario, se observan mayor probabilidad de alteraciones genéticas que pueden asociarse abortos espontáneos o síndrome de Down en el bebé.
  • Que el bebé presente bajo peso al nacer.

Hay acciones que puedes tomar para reducir su probabilidad de desarrollar presión arterial alta y diabetes gestacional. El ejercicio regular y suave y una dieta equilibrada ayudarán a mantener saludablemente a ti y tu bebé.

¿Tener un segundo o tercer embarazo a los 40 cambia algo?

Tener un segundo embarazo a los 40, o un tercero, no debería suponer ningún cambio necesariamente. Si has tenido embarazos y partos sin complicaciones, estás en forma y saludable, es probable que tú y tu bebé también estéis bien.

En el caso de embarazos previos con complicaciones asociadas tales como placenta previa, diabetes gestacional, alta tensión arterial sanguínea, preeclampsia, etc., tu médico realizará un seguimiento más controlado de cara al desarrollo del embarazo actual.

Tratamientos de fertilidad para mujeres mayores de 40 años

Normalmente, puede llevar algún tiempo conseguir el embarazo, independientemente de la edad. Pero si quieres quedarte embarazada después de los 40 años y llevas seis meses intentándolo sin tener éxito de forma natural, puede que sea el momento de acudir a médicos especialistas en fertilidad.

En Eugin, nuestros especialistas en fertilidad realizarán primero las pruebas diagnósticas necesarias para conocer si existen factores que estén afectando tu capacidad para quedar embarazada. Estos estudios sobre fertilidad de la mujer a los 40 pueden incluir ecografías para observar el útero y los ovarios, o análisis de sangre para verificar la reserva ovárica, así como estudios del hombre, si aplica, para descartar diferentes causad de infertilidad masculina.

Según estos resultados, existen diferentes opciones de tratamiento:

  • Inseminación artificial: Con esta técnica, se colocarán en tu útero los espermatozoides seleccionados de una muestra que pueden ser los de tu pareja o de un donante anónimo. Esta técnica suele tener mejores resultados en mujeres menores de 40 años. (enlazar con tasas éxito)
  • Fecundación in vitro: Es una técnica de laboratorio que nos permite fecundar un óvulo con un espermatozoide fuera del útero, en la cual se puede establecer alguna de estas combinaciones según tu estado de salud de la pareja y tu situación personal:

¿Cuáles son los beneficios de un embarazo después de los 40 años?

La madurez de la mujer puede, en algunos aspectos, considerarse una ventaja, ya que se encuentra mejor preparada para los nuevos desafíos. Por un lado, es posible que ya haya establecido su carrera y pueda dedicar más tiempo a criar a sus hijos o que su situación financiera sea más favorable garantizando una mejor calidad de vida.

Además, algunas investigaciones han mostrado otros beneficios potenciales derivados de tener un hijo después de los 40, tanto para la madre como para el niño, que incluyen:

Lo más importante es hablar con tu médico ginecólogo sobre qué más puede esperar durante el embarazo en función de tu edad y estado general de salud.

Existen diferentes opciones para que la mujer planifique su fertilidad, optando incluso por congelar sus óvulos a una edad más temprana para preservarlos para el futuro.

Aunque no es tan sencillo de conseguir como a una edad más temprana, con el conocimiento y el cuidado adecuados, aún es posible tener un embarazo saludable después de los 40. Queremos ayudarte a ser mamá cuidando de tu salud y la de tu bebé. Si tienes cualquier duda, no dudes en contactar con nosotros y nuestros expertos en fertilidad estudiarán tu caso.

SOLICITAR VIDEOCONFERENCIA