¿Por qué no me quedo embarazada? Señales, causas y pruebas de fertilidad

Publicado el 15 septiembre 2022|Última actualización el 20 septiembre 2022|Sobre Reproducción Asistida.|

Para muchas parejas, la imposibilidad de cumplir el sueño de tener hijos puede suponer un verdadero problema que lleva a muchas mujeres a preguntarse “¿por qué no me quedo embarazada?”. Si este es tu caso, en este artículo intentaremos asesorarte proporcionándote datos y posibles opciones.

En ocasiones, las parejas asumen que se quedarán embarazadas rápidamente. Sin embargo, pueden ser necesarios varios intentos. Se considera normal en una pareja sana estar buscando el embarazo hasta un año, incluso en una mujer menor de 35 años y con buena salud. De hecho, solo poco más de un tercio de las parejas sanas experimentan la concepción en el primer mes de intentarlo. Por otra parte, una de cada seis parejas tiene problemas de concepción que abarcan una gran variedad de causas que afectan a la fertilidad masculina y femenina. Algunas de ellas son solucionables con un simple cambio en el estilo de vida, otras necesitan intervención médica para aumentar la fertilidad.

A menudo, lo más importante es encontrar las razones que pueden estar afectando a la concepción. Por eso, a continuación, repasaremos algunas de las causas o señales más frecuentes de infertilidad femenina y masculina y cómo abordarlas desde un punto de vista profesional.

¿Cuánto tiempo se tarda en quedar embarazada naturalmente?

Cuando una pareja comienza a intentar tener un bebé, esperan y desean que el embarazo llegue lo antes posible. Más de la mitad de las mujeres esperan quedar embarazadas dentro de los seis primeros meses, y las mujeres más jóvenes esperan que suceda incluso antes. Sin embargo, en 2013 un estudio realizado entre más de 1400 mujeres que estaban planeando su embarazo, el 44% descubrió que les llevó más tiempo del esperado.

Un factor frecuente y fácilmente corregible es la elección del momento adecuado para las relaciones sexuales. Tanto es así, que hasta la mitad de las parejas puede estar tratando de concebir en un momento erróneo porque no saben cuándo son los 3 días más fértiles.

Síntomas, señales y posibles causas de la infertilidad

A la hora de hablar sobre posibles causas de infertilidad o sus síntomas, es necesario recordar que la probabilidad de embarazo depende de la edad. Los especialistas señalan que la etapa vital más fértil de una mujer se sitúa entre los 20 y 30 años, siendo a partir de entonces cuando su capacidad reproductiva comienza a reducirse progresivamente.

Así, si en tu caso te preguntas por qué no te quedas embarazada si no tienes ningún problema, puede que el motivo vaya desde la menor probabilidad de quedarte embarazada debido a la edad hasta los intentos de concebir en el momento equivocado, ya que la concepción solo es posible en los días previos y durante la ovulación y es importante que las relaciones sexuales se realicen en ese momento. En cualquier caso, no deberías preocuparte por la edad, ya que cada vez más mujeres deciden ser madres de los 35 años en adelante, existiendo numerosos tratamientos de reproducción asistida pensados para ayudar a aumentar las posibilidades de poder quedar embarazada.

Si estás interesada en conocer más al detalle tu fertilidad, te recomendamos realizar una consulta de asesoramiento reproductivo en Eugin, donde se podría realizar pruebas para valorar la fertilidad personal y de ambos miembros de la pareja. En cuanto a otros factores o señales que pueden reducir las probabilidades de embarazo o la fertilidad, las siguientes suelen ser las causas más habituales.

Alimentación

El consumo de alimentos de baja calidad y altamente procesados ​​contribuye a las deficiencias de nutrientes, vitaminas y micro y macroelementos, como magnesio, yodo, flúor, zinc y selenio. Los dos últimos tienen una gran participación en el buen funcionamiento del sistema reproductivo, no solo en las mujeres, sino también en los hombres.

De hecho, en hombres, una de las principales causas de la infertilidad masculina, es debido al daño a los espermatozoides y su material genético por culpa del estrés oxidativo.  Este es causado por un nivel demasiado alto de especies reactivas de oxígeno producidas por leucocitos y células reproductivas masculinas anormalmente construidas. El exceso de peróxido de hidrógeno provoca daños en el ADN, fugas de las membranas celulares y muerte celular de los espermatozoides. Es decir, el estrés oxidativo altera la motilidad de los espermatozoides, reduce su número, empeora los parámetros morfológicos y disminuye su actividad.

Problemas de peso

Muy relacionado con la causa anterior, está el tema del peso. Una mujer con sobrepeso puede tener dificultades para concebir por desequilibrios hormonales. También un hombre con sobrepeso puede tener un recuento bajo de espermatozoides, dificultades con la erección, problemas hormonales y, en ocasiones, otros problemas de salud derivados de la obesidad que pueden dificultar la concepción.

En estos casos, se recomienda estar lo más cerca posible del índice de masa corporal idóneo, ya que de este modo pueden aumentar las posibilidades de quedar embarazada. Es por eso que el extremo opuesto al sobrepeso también puede ser problemático. En el caso de la mujer, un peso muy bajo puede llevarla a no ovular de forma correcta, afectando a su fertilidad y a las probabilidades de embarazo.

En definitiva, y como ya vimos en nuestro artículo dedicado al peso ideal para una fecundación in vitro, el peso puede ser un elemento clave en tu fertilidad.

Estrés

El estrés es una condición que puede afectar mental y físicamente a quien lo sufre. En el caso de las mujeres, cuando están estresadas, los niveles de cortisol (la hormona del estrés) están muy altos y pueden afectar a su ovulación, impidiéndola o alterando sus ciclos. En el caso del hombre, el estrés puede disminuir el recuento de espermatozoides.

El manejo del estrés, sobre todo ante la imposibilidad de alejarte del motivo que te la causa, necesita de ejercicio habitual, buenos hábitos de sueño, de dieta y muchas veces de asesoramiento psicológico. En cualquier caso, si bien el estrés elevado nunca es saludable, si no afecta a los ciclos o la vida sexual, no debería impedir quedar embarazada.

Problemas con la ovulación o en las trompas

La ovulación es la liberación del óvulo a la trompa de Falopio, que es donde se produce la concepción. Si la mujer no ovula, no puede quedarse embarazada de forma natural. La ovulación puede verse afectada por muchas circunstancias diferentes: síndrome de ovario poliquístico, bajo peso, desequilibrios hormonales (por ejemplo, problemas tiroideos), baja reserva ovárica… Las señales de que esto puede estar pasando son ciclos irregulares con sangrados también irregulares.

Aunque no es imprescindible programar las relaciones sexuales alrededor de la ovulación, sí que puede ser útil tener relaciones sexuales cada dos días durante el periodo de la ovulación (No hay nada que nos diga la calidad de los ovulos)

Pero si te preguntas por qué no te quedas embarazada si ovulas correctamente, también puede deberse a otro motivo. En concreto, la obstrucción de las trompas de Falopio, que impide que el espermatozoide llegue al óvulo. Los espermatozoides deben pasar desde la vagina por el útero hasta la trompa de Falopio para encontrar al óvulo, pero si esa entrada está cerrada, el encuentro no ocurre. Esa obstrucción puede deberse a una enfermedad inflamatoria pélvica, a endometriosis, a cirugías previas, a una infección anterior por Clamidias… En este caso, la solución requiere ayuda médica.

Baja calidad del esperma

Si bien ya hemos mencionado algunos hábitos que pueden disminuir el recuento de espermatozoides o suponer una peor calidad de los mismos, existen otras prácticas que pueden afectar a la calidad del esperma y llevar a la astenozoospermia, a problemas de erección o incluso de eyaculación. Como medidas más habituales, es recomendable no fumar, no tomar drogas y limitar el consumo de alcohol, así como evitar la toma de suplementos de testosterona para desarrollar músculo. También el calor exagerado en la zona testicular (por ejemplo, en cocineros o en conductores profesionales) puede llevar a una caída en la producción de espermatozoides. El ejercicio excesivo (por ejemplo, en bicicleta) puede ser también perjudicial.

En algunos casos, sin embargo, puede ser una cuestión de nacimiento o debida a un daño testicular anterior. De ser así, sería necesaria la asistencia médica, ya que, además, la infertilidad masculina raramente da síntomas y suele diagnosticarse con un seminograma o análisis de semen, donde el profesional comprobará la calidad del semen y de los espermatozoides. En Eugin, la primera visita incluye esta prueba de forma gratuita, por lo que podrás salir de dudas.

Otros problemas médicos

Aparte de las causas mencionadas, existen otros problemas médicos relacionados con la dificultad para quedar embarazada. Por ejemplo, la ansiedad y la depresión (los antidepresivos pueden reducir las posibilidades de embarazo),  una diabetes no diagnosticada o  una intolerancia al gluten. Es por eso que, llegados a este punto, lo más recomendado por los expertos es acudir a una o un especialista en fertilidad para ver personalmente tu caso.

Pero si ya he tenido un hijo… ¿por qué no me quedo embarazada ahora?

La edad afecta tanto a la calidad del óvulo como a la cantidad. En el caso de la mujer, esta nace con un número de óvulos que va liberando a lo largo de su vida fértil. Esto quiere decir que, cuanto más mayor es, menos óvulos tiene, siendo además de una calidad más baja. Lo mismo pasa si el hombre es mayor de 40 años respecto a la calidad de los espermatozoides.

Ambas circunstancias podrían explicar por qué no te quedas embarazada, aunque ya tengas un hijo y descartes la infertilidad. Por eso, si tienes más de 35 años, un hijo y llevas más de seis meses o un año intentando quedarte embarazada sin resultados positivos, puede que se trate de una infertilidad secundaria. En estos casos, una buena alternativa para conseguir ser madre es recurrir a la fecundación in vitro.

Pruebas de fertilidad femenina para saber por qué no me quedo embarazada

Si los problemas para quedarte embarazada persisten, la mejor forma de saber cuál es la causa de esas dificultades es consultar con un ginecólogo o un especialista en reproducción asistida. Existen varias pruebas para determinar las causas de la infertilidad femenina, que van desde la ecografía transvaginal (para descartar problemas en el útero o en las trompas) hasta la histeroscopia (que permite verlo por dentro y tomar muestras). Estos son algunas de las pruebas más habituales:

  • Ecografía transvaginal
  • Hormona antimülleriana (AMH)
  • Histerosalpingografía
  • Histeroscopia
  • Biopsia del endometrio
  • Cariotipo

En algunos casos, un 10% de las parejas no encuentra la causa que explique el motivo por el que no llega la concepción, lo cual no significa que no existan otras formas de conseguirlo, como ya hemos visto. Así pues, si llevas más de un año intentándolo (o seis meses si eres mayor de 35 años), existen varias opciones de tratamiento de reproducción asistida que pueden ayudarte. Contacta con nosotros para una evaluación gratuita en tu primera visita médica en Eugin.

 

 

Bibliografía:

Gnoth C., et al. Hum Reprod. (2003) 18 (9): 1959–1966

Johnson SR, Pion C. Multi-national survey of women’s knowledge and attitudes towards fertility and pregnancy

Robinson J. i Ellis J. Current Medical Research and Opinion. (2007) 23: 301–306

Johnson SR., et al. Home ovulation tests and stress in women trying to conceive: a randomized controlled trial. 26: i236

 

SOLICITAR VIDEOCONFERENCIA