¿Qué significa el flujo rosado? Causas, síntomas y tratamientos

Publicado el 11 octubre 2022|Última actualización el 11 octubre 2022|Sobre Reproducción Asistida.|

Es habitual que muchas mujeres que llegan a Eugin pregunten en algún momento de su consulta ginecológica las características del flujo vaginal normal. Cualquier modificación, como la presencia de sangrado rosado, puede generar dudas. Por ello hablaremos en este artículo sobre este tema.

¿Qué es el flujo rosado?

El flujo vaginal surge de una mezcla de líquido y células que se liberan de forma continua a través de la vagina. Ayuda a mantener sanos los tejidos vaginales, proporcionando lubricación y protegiendo contra las infecciones y la irritación.

Las mujeres están acostumbradas a un flujo color claro, translúcido o transparente y además inodoro (sin olor). Los cambios en el flujo siempre provocan preocupación, especialmente el manchado rosa, y por eso es habitual que se interprete un sangrado rosado al limpiarse, fuera de su periodo menstrual, como un problema.

Para saber si debes preocuparte, debemos tener en cuenta el contexto en el que ocurre esta modificación en tu flujo vaginal y si existen o no otros síntomas asociados. Aunque el diagnóstico preciso solo puede hacerlo un profesional, veremos algunas posibles causas del flujo rosado.

¿Cuáles son las causas y los síntomas del flujo rosado?

Si eres una mujer en edad fértil, la presencia de flujo rosado al limpiarte (apariencia rojiza, rosada o marrón sin olor), en los primeros días previos a empezar tu periodo menstrual o después de finalizado, es normal y no debes alarmarte.

Con menor frecuencia (cerca de un 8%), algunas mujeres pueden llegar a tener un flujo rosado en la mitad del ciclo, que puede deberse también a otro proceso fisiológico de tu cuerpo: la ovulación.

Si estás tomando pastillas anticonceptivas, puede pasar que tengas algo de sangrado rosado sobre todo si tienes algún olvido, o la pastilla no se ha absorbido bien (por vómitos, diarrea, o porque estés tomando otra medicación).

Por eso es muy importante que sepas que las pastillas anticonceptivas en sí, especialmente las que contienen menos estrógenos, pueden llegar a generar pequeñas descargas hormonales intermenstruales que alteran el color, la textura y el olor del flujo vaginal.

Finalmente, se puede observar este tipo de flujo después de haber tenido una relación sexual con penetración. Con la fricción de los tejidos si la mucosa vaginal no está bien lubrificada, se puede producir alguna pequeña herida durante la penetración que luego da lugar a un flujo rosado.

¿Qué significa el flujo rosado en el embarazo?

Si te encuentras en la búsqueda de un embarazo puede ocurrir un pequeño sangrado cuando se produce la implantación del óvulo fecundado en las paredes uterinas, como te contamos en nuestro artículo sobre los síntomas del sangrado de implantación.

Normalmente, aparece a los 10 o 15 días después de la concepción, y puede acompañarse de un dolor intenso, como un calambre, en la zona del bajo vientre. Este sangrado leve, que muchas veces pasa desapercibido, puede ser un primer síntoma visible de que te has quedado embarazada.

En cambio, si durante el embarazo aparece sangrado leve, el contexto cambia y debes estar atenta a la posibilidad de un aborto espontáneo. Puede ocurrir en 1 de cada 10 mujeres que han tenido hijos previamente y con mayor frecuencia entre las mujeres embarazadas de edad avanzada.

En este caso, este sangrado rosado es probable que se acompañe de otros síntomas como:

  • Calambres intensos en bajo vientre.
  • Dolores cólicos fuertes.
  • Molestias en la espalda baja (zona lumbar).
  • Sensación de mareo.

Si has notado que tienes flujo rosa al limpiarte con alguno de estos síntomas asociados, te recomendamos contactar con un médico especialista lo antes posible.

¿Cuándo deberías preocuparte si tienes flujo o sangrado rosado?

La mayoría de las situaciones en las que aparece un flujo rosado al limpiarte no deberías preocuparte por tu salud, especialmente si no existen síntomas asociados o riesgo de aborto espontáneo. Sin embargo, existen un par de excepciones: las infecciones y los quistes ováricos.

Las infecciones pueden aparecer cuando:

  • No cuidas adecuadamente de tu higiene.
  • Utilizas ropa interior muy ajustada.
  • Llevas una vida sexual activa sin protección (o con múltiples parejas).
  • Tomas antibióticos que alteran la flora natural de tu vagina.

Todos estos son factores que pueden predisponer el desarrollo de infecciones que pueden ser de tipo bacterianas, parasitarias, virales o micóticas (por hongos).

Las infecciones suelen ser evidentes, ya que cambia no solo el color del flujo vaginal, sino también el olor, viscosidad e incluso puede acompañarse de picazón e irritación en la zona genital.

Además, si tu médico diagnostica una infección, es probable que te indique que tu pareja sexual también deba ser estudiada y tratada, puesto que estas infecciones suelen transmitirse por el intercambio de fluidos durante el acto sexual.

En cambio, los quistes ováricos (son como unas pequeñas bolsas de líquido) pueden aparecer en las mujeres en edad reproductiva y desaparecen entre los distintos ciclos menstruales, sin que sea una situación que deba ser atendida médicamente. En cualquier caso, cuando estos quistes permanecen en el ovario y tienen gran tamaño, pueden ser la causa de un problema de salud grave.

Si el quiste no se reabsorbe, suelen acompañarse de ciertos signos y síntomas:

  • Secreción vaginal rosada entre los periodos menstruales.
  • Sensación de presión en la parte inferior del abdomen y sensación de pesadez.
  • Dolor al orinar o durante las relaciones sexuales.

Si esta situación no es atendida a tiempo, podría provocar una torsión ovárica (o torsión anexial) en la que el ovario se retuerce alrededor de su tallo. Cuando esto sucede, se corta el flujo sanguíneo del ovario afectado y si no se destorsiona, se puede llegar a perder el ovario. Esta es una situación grave y de emergencia médica.

¿Qué hacer si ves flujo rosa al limpiarte?

Mantén la calma y evita cualquier tipo de remedio casero o la automedicación, ya que serán medidas poco útiles si no cuentas con un diagnóstico profesional. A veces autogestionar medidas puede empeorar tu situación ocultando síntomas que permitirían el diagnóstico médico correcto.

La gran mayoría de las veces, el flujo rosa al limpiarte no es algo por lo que debas preocuparte y desaparece en unos días, pero es importante estar atenta en qué contexto aparece, si tienes otros síntomas asociados o no y siempre preguntar a tu médico especialista ante la duda.

En Eugin cuidamos la salud integral de nuestras pacientes, por eso te recomendamos pedir cita en nuestras clínicas de reproducción asistida, donde la primera consulta médica con un especialista es gratuita y con asesoramiento personalizado.

SOLICITAR VIDEOCONFERENCIA