¿Cómo funciona la donación de óvulos o de semen en España?

¿Qué dice la legislación española acerca de la donación de óvulos o de semen?

La donación de óvulos o de semen son procedimientos regulados por la legislación española desde 1988, de forma que se garantice en todo momento la ética de los procesos médicos y biológicos implicados, así como la salud, tanto de los donantes, como del embrión producto de la donación.

La donación de óvulos o de semen se realiza de manera voluntaria, altruista y anónima para pacientes que los necesitan.

  • Las donantes de ovocitos deben tener entre 18 y 35 años de edad.
  • Los donantes de semen deben tener entre 18 y 50 años de edad.

ALTRUISTA: la comercialización de óvulos, semen y embriones está prohibida por la ley española; los óvulos o la muestra de semen, deben ser empleados exclusivamente para ayudar a una mujer a tener el hijo que desea. La Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, órgano constituido para dar consejo en el desarrollo de la ley, aconseja que los donantes reciban una compensación económica por la dedicación y el tiempo necesario que se precisa para completar la donación.

ANÓNIMA: la ley especifica que no puede existir conocimiento entre receptora y donante ni en el presente ni en el futuro. Implica que la mujer nunca podrá conocer, ver o elegir a las personas que darán sus gametos. Los donantes firman un contrato donde aceptan dar sus gametos a una mujer que los necesita, y que nunca estarán implicados con el futuro hijo.

Teóricamente, no existe ningún número límite de donaciones pero el máximo de hijos nacidos de una misma donante son seis (incluyendo los propios).

¿Cuáles son los exámenes realizados a los donantes?

Tanto los donantes de semen como las donantes de ovocitos están seleccionados a través de una estricta evaluación médica. Antes de poder dar sus óvulos, la donante deberá realizar varias pruebas para confirmar el correcto funcionamiento ovárico, la ausencia de enfermedades infecciosas y problemas genéticos:

Para las donantes de ovocitos:

  • análisis sanguíneos: serologías (Hepatitis B y C, VIH y Sífilis, rubéola), determinación del grupo sanguíneo, realización de un cariotipo para descartar anomalías cromosómicas, análisis genético para descartar portadoras de fibrosis quística y electroforesis de hemoglobinas para descartar algunas anemias hereditarias.
  • exámenes ginecológicos: citología, cultivos cervicales para Gonococo y Clamidia, ecografía ginecológica.
  • entrevistas con el médico para confirmar la ausencia de enfermedades genéticas en los antecedentes personales o familiares, con el psicólogo para evaluar la salud mental de la donante y con el equipo de enfermería para explicarle cómo realizar el tratamiento.

Para los donantes de semen:

  • análisis sanguíneos: serologías (Hepatitis B y C, HIV, y Sífilis, Clamidia y Citomegalovirus), determinación del grupo sanguíneo, realización de un cariotipo para descartar anomalías cromosómicas, estudio de fibrosis quística.
    Seis meses después de la congelación de la muestra, el donante deberá repetir las serologías para confirmar su negatividad y asegurarse de que no existía una infección latente en el momento de la donación.
  • exámenes sobre la muestra: seminograma (estudio completo sobre las características de movilidad, concentración y morfología de los espermatozoides).
  • entrevistas con el médico para confirmar la ausencia de enfermedades genéticas en los antecedentes personales o familiares y para evaluar la salud mental del donante.

¿Qué tipo de tratamientos siguen los donantes de gametos?

Para las donantes de ovocitos: la Clínica EUGIN dispone de su propio programa de donación de óvulos.

Varias visitas previas al ciclo de donación: la donante recibe una información detallada sobre la donación (finalidad, aspectos legales, pruebas a realizar, estimulación ovárica, efectos secundarios, obtención óvulos, tipo de anestesia, riesgos). Se abre su historia clínica y se realiza una revisión ginecológica completa. Se comentan los resultados de las pruebas realizadas y se realiza una entrevista con un psicólogo. Si los resultados son correctos, la donante asiste a un taller para explicarle el tratamiento y cómo debe administrarse la medicación.

Fase de estimulación: la estimulación se realiza por inyecciones subcutáneas diarias. El promedio de duración es de unos 10 días, según el tipo de estimulación.

Punción folicular: la punción folicular se realiza bajo control ecográfico y por vía transvaginal, dura aproximadamente unos 15-20 minutos. La donante está bajo sedación profunda y se queda en reposo post operatorio entre 1h ½ y 2 horas.

Control postpunción: tras revisión, si la donante se encuentra bien, se le da el alta con instrucciones postoperatorias. Al cabo de 12 horas se contacta por teléfono con ella para confirmar que todo va bien y se le ofrece una atención telefónica contínua durante 24 horas. Luego se le programa una visita de revisión.

Para los donantes de semen: la Clínica EUGIN acude a uno de los bancos de semen de Barcelona si se requieren muestras de semen de donantes para un tratamiento específico.

Los donantes no deben seguir ningún tratamiento, solo mantener una abstinencia sexual de 3 ó 5 días antes de la donación.

¿La estimulación ovárica de la donante tiene riesgos sobre su futura fertilidad?

La donación de óvulos no tiene ningún tipo de efecto negativo sobre la fertilidad de la donante. En general, una mujer sana dispone desde su nacimiento de unos 400.000 ovocitos (formas inmaduras de los futuros óvulos) en sus ovarios.

De ellos, sólo unos 400 llegan a madurar con la posibilidad de ser fecundados a lo largo de toda su vida, número que corresponde a la cantidad de ciclos ovulatorios a lo largo del periodo fértil de la mujer (más o menos entre 13 y 45 años).

El resto simplemente no maduran, de manera que la estimulación ovárica realizada durante un proceso de donación de óvulos no es más que una forma de aprovechar algunos de los óvulos que la mujer nunca llegará a emplear.

En la Clínica EUGIN, las donantes siguen un tratamiento con una estimulación suave, a dosis bajas, para evitar la obtención de un número excesivo de óvulos, priorizando la calidad sobre la cantidad e intentando disminuir también los efectos secundarios tipo hichazón, retención de líquidos o molestias abdominales que aparecen en algunas ocasiones.

Una vez realizada la extracción de los ovocitos, la donante volverá a ovular de forma normal y podrá tener descendencia si así lo desea. Son numerosas las donantes que han participado en el programa Eudona y que han sido madres después de la donación. Muchas de ellas han vuelto a donar óvulos tras dar a luz.