¿Qué debo saber sobre el embarazo conseguido a través de la Reproducción Asistida?

¿Qué diferencias hay con un embarazo natural?

No existe ninguna diferencia en el proceso del desarrollo del embrión, una vez realizada la transferencia, y luego del bebé: el desarrollo del embarazo sucede de la misma manera que un embarazo natural.

Se calcula el principio del embarazo restando 14 días a la fecha de su inseminación, de su punción folicular o a la fecha de la punción de la donante para las receptoras de ovocitos.

Las semanas de desarrollo del embrión corresponden a las mismas que en un embarazo natural, no hay ni retraso ni adelanto en el crecimiento del bebé por usar una técnica de reproducción asistida.

¿Existen más riesgos de abortos o de malformaciones que en un embarazo natural?

Cuando estás embarazada, a menudo tienes síntomas que son nuevos o que resultan incómodos, como por ejemplo náuseas o acidez estomacal. Por lo general son molestias pasajeras sin motivo de alarma.

Sin embargo, algunos síntomas pueden indicar un problema más importante y, en ese caso, lo mejor es acudir inmediatamente a tu centro de salud o al hospital, por ejemplo, dolor importante al inicio del embarazo.

El riesgo de aborto espontáneo es el mismo (15-20%) que en un embarazo natural y va aumentando según la edad de las pacientes de inseminación o de FIV. Para las mujeres que reciben una donación de ovocitos, los riesgos no aumentan ya que los ovocitos provienen de una donante joven de entre 18 y 35 años.

Tras los 40 años, la mujer embarazada, sea de forma natural o tras técnicas de reproducción asistida, tiene más riesgos de desarrollar una hipertensión del embarazo, una diabetes gestacional… Por lo tanto, estos embarazos deberán ser seguidos cuidadosamente.

También se ha comprobado científicamente que los niños nacidos gracias a técnicas de reproducción asistida no tienen más riesgos de alteraciones genéticas o malformaciones que los niños nacidos vía un embarazo natural.

¿Tengo que hacer la amniocentesis?

La obtención de una gestación por técnicas de reproducción asistida no excluye la necesidad de realizar las pruebas habituales para diagnosticar una anomalía en el feto. En principio, solo se realizará una amniocentesis cuando el resultado de Triple test (triple screening) salga con un valor alterado, El triple-test se compone de una prueba de sangre (cribado bioquímico) y de una ecografía que incluye la medición del pliegue nucal del feto.

Hay que tener cuidado con los embarazos gemelares, porque la analítica de sangre no es fiable y allí solo la ecografía ayudará al ginecólogo a establecer el riesgo.

En el caso de las receptoras, el triple test se debe realizar tomando la edad de la donante (y no de la receptora) y por lo tanto, la necesidad de realizar una amniocentesis será muy baja.

Tiene que pedir siempre consejos a su ginecólogo y referirse a la ley de su país. El triple test o la amniocentesis no suelen ser obligatorios.