Ovodonación: una pequeña ayuda para ser madre

Publicado el 22 diciembre 2021|Última actualización el 8 junio 2022|Técnicas y tratamientos.|

Cuando una pareja o una mujer soltera buscan ayuda para concebir a su hijo, se abre ante ellos un amplio abanico de posibilidades. Una de ellas es la ovodonación, es decir, la posibilidad de recurrir al óvulo de una donante. En estos casos, la técnica se combina con fecundación in vitro (FIV): el óvulo donado se fecunda en laboratorio con el esperma de la pareja o del donante de semen y, después, se transfiere al útero de la mujer que desea quedar embarazada.

Para asegurar el mayor grado de parecido, se emplean las técnicas del matching, o emparejamiento entre donante y receptora; y matching genético, mediante el que se compara la información genética de los donantes de óvulos y esperma para evitar riesgo de transmisión de enfermedades genéticas hereditarias.

¿Cómo es ser madre gracias a óvulos donados?

El tratamiento de ovodonación se puede realizar tanto con semen de la pareja como con semen de donante. Las fases que se llevan a cabo son las siguientes:

  • Fase 1: Selección de la donante que, en Eugin, en ningún caso, requiere listas de espera porque se ha desarrollado un banco de óvulos a través de la técnica de la vitrificación que permite congelar y conservar los óvulos con unas tasas de fecundación y embarazo similares a las conseguidas con óvulos frescos (es decir, los que se extraen a la vez que se hace el tratamiento de reproducción asistida correspondiente). De esta manera, se simplifica enormemente el proceso de emparejamiento donante-receptora y permite encontrar la donante más afín a cada receptora rápidamente, agilizando su tratamiento y reduciendo la espera para las futuras madres.
  • Fase 2: Control y estimulación de los ovarios de las donantes. Si el tratamiento que se sigue es de óvulos frescos, las donantes deben seguir un tratamiento de estimulación ovárica durante 15 días. Si se recurre a los óvulos congelados, este paso ya se ha realizado previamente y se puede omitir.
  • Fase 3: Selección de la muestra de esperma. En caso de FIV con semen de donante, para asegurar la máxima calidad de los espermatozoides y descartar patologías, siempre se hace un exhaustivo examen médico al donante y a su muestra.
  • Fase 4: Se prepara a la mujer receptora y se transfieren los embriones. Antes de realizar la transferencia, en función de cada caso, se puede preparar el útero y el endometrio de la mujer receptora con hormonas. Al mismo tiempo, se fecunda el óvulo en el laboratorio y entre dos y cinco días más tarde se transfieren los embriones en una pequeña intervención que no requiere anestesia.
  • Fase 5: Se congelan los preembriones no transferidos. Para usar en ciclos posteriores si no se consigue un embarazo en el primer intento o si se desea un segundo embarazo.

¿Cuándo se recomienda la ovodonación?

La ovodonación cobra sentido en aquellos casos como los siguientes:

  • La mujer tiene algún problema en los ovarios, como que no produzcan óvulos o tengan una calidad inadecuada.
  • Padece alguna enfermedad genética, anomalía cromosómica o enfermedad que contraindica la estimulación ovárica.
  • Lleva varios intentos con óvulos propios sin éxito
  • Tiene más de 43 años.

¿Cómo se selecciona a la donante para el proceso?

La selección de la donante se realiza a través del matching o emparejamiento entre donante y receptora, una fórmula que persigue la mayor similitud posible entre los rasgos físicos de ambas. Tal como indica la ley española de reproducción asistida, es el equipo médico el encargado de la elección de la donante y, según explica la doctora Flavia Rodríguez, Directora médica de Eugin Barcelona, “el objetivo siempre es conseguir el mayor grado de parecido en características físicas como la raza, la altura, el tono de la piel, el color del cabello o el de los ojos”.

Se debe procurar que exista la máxima similitud fenotípica e inmunológica entre la donante de óvulos y la mujer receptora y/o su pareja. Para ello, se estudian las características tanto de la donante como de los futuros padres y se les toman fotografías detalladas a ambos.

Otro elemento que se tiene en cuenta es el grupo sanguíneo. Aunque el emparejamiento por grupo sanguíneo no es médicamente relevante en la mayoría de los casos, se intenta conseguir siempre que sea posible. “Se procura que el grupo sanguíneo seleccionado equivalga a la concordancia natural de los grupos del padre y de la madre”, señala la doctora Rodríguez.

Además, Eugin también llevan a cabo de forma sistemática lo que denominan matching genético, una técnica que permite comparar la información genética de los donantes de óvulos y esperma con el fin de realizar un emparejamiento con un menor riesgo de transmisión de enfermedades genéticas hereditarias.

¿Cuál es la efectividad de la ovodonación?

Cada tipo de tratamiento de reproducción asistida ofrece tasas de éxito diferentes normalmente vinculadas a los años de cada paciente. Sin embargo, las posibilidades de embarazo de la ovodonación son independientes de la edad de la mujer receptora y se puede llegar a una probabilidad acumulada de embarazo del 98% cuando se realizan tres ciclos completos, es decir, tres intentos.

La ovodonación es una técnica de reproducción asistida mediante la que una mujer que tiene algún problema en los ovarios; padece alguna enfermedad genética; lleva varios intentos con óvulos propios sin éxito; o tiene más de 43 años recibe un óvulo donado para cumplir su sueño de convertirse en madre.

El proceso conlleva un tratamiento de fecundación in vitro por el que, una vez que se fecunda el óvulo en el laboratorio, con semen de la pareja o de donante, se implanta en el útero de la mujer. Las posibilidades de conseguir un embarazo con esta técnica pueden llegar hasta el 98%.

SOLICITAR VIDEOCONFERENCIA