Tengo endometriosis… ¿Y ahora qué?

La endometriosis es una patología relativamente frecuente entre las mujeres y en algunos casos puede afectar a su fertilidad

Prácticamente una de cada diez mujeres en edad fértil padece endometriosis. Se trata de una enfermedad relativamente frecuente, que consiste en la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina.
En algunos casos y en función del grado de afectación puede conllevar problemas de fertilidad femenina.
No hay un único síntoma que defina que una mujer padece endometriosis. Aunque hay algunas molestias frecuentes (dolor en el bajo vientre durante el ciclo y la regla y dolor durante las relaciones sexuales), muchas mujeres que padecen endometriosis no los tienen.
Así, es muy habitual que no se les detecte esta enfermedad hasta que consultan a un especialista tras no lograr quedarse embarazadas.
El tratamiento dependerá en cada caso del grado de afectación, de la edad de la paciente y de su deseo de quedarse embarazada.
Así, mientras que en algunos casos será necesario recorrer a la cirugía para extraer quistes e implantes, en otros será suficiente con la administración de tratamientos –como por ejemplo los anticonceptivos- que bloqueen la función de los ovarios y eviten que se siga desarrollando la endometriosis.

El embarazo natural es posible con endometriosis

“Padecer endometriosis no es sinónimo de esterilidad”, afirma la Dra. Clara Colomé, ginecóloga especialista en reproducción asistida.
“Si una mujer afectada por esta patología desea quedarse embarazada, podrá intentar lograr la concepción de forma natural. Si al cabo de un tiempo (seis meses en mujeres mayores de 35 años, un año en mujeres menores de 35) el embarazo no llega, será el momento de consultar con un especialista”, asegura.
Y es que la endometriosis puede llegar a afectar directamente a la fertilidad de la mujer.
Concretamente, esta es una situación que ocurre en tres de cada diez mujeres que sufren la enfermedad. “El embarazo resulta difícil de conseguir por dos motivos: o bien porque la propia endometriosis disminuye el número y calidad de los óvulos de la mujer”, explica la Dra. Colomé, “o bien porque distorsiona la anatomía de la pelvis de la mujer, alterando la función de las trompas y dificultando que se produzca el embarazo”, afirma.
En estos casos una vez analizada cada situación en particular se procederá a realizar un tratamiento de reproducción asistida: o bien una inseminación artificial, o bien una fecundación in vitro. Este último tratamiento será más frecuente en el caso de endometriosis avanzadas y con un mayor grado de afectación.

La congelación de óvulos: una opción preventiva

Dado que la endometriosis puede perjudicar la fertilidad de la mujer reduciendo de forma precoz la calidad de sus óvulos o tras la cirugía para tratar la enfermedad- la vitrificación ovocitaria puede ser una opción recomendable una vez realizado el diagnóstico en edades jóvenes y cuando las mujeres no tienen todavía el deseo de ser madres.
A día de hoy no existen evidencias científicas que expliquen la aparición de esta enfermedad. Sin embargo, la afección de alguno de sus síntomas no tiene por qué indicar ni que se padece la enfermedad ni que se trata de un caso con mayor grado afectación. “En cualquier caso, ante la aparición de algún síntoma, lo primero que hay que hacer es consultar con un especialista para descartar que ello no se deba a otras posibles causas”, concluye la Dra. Colomé.

2019-09-04T13:53:20+00:004 noviembre 2013|Sobre Reproducción Asistida, Técnicas y tratamientos|
Pedir Cita

Resuelve todas tus dudas con nuestros especialistas en reproducción asistida

Pregunta al Experto

En tu primera visita hasta el 31 de octubre

Valoración de Fertilidad 360º gratuita