Síndrome de ovarios poliquísticos: qué necesitas saber

El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un trastorno hormonal que padece una de cada 10 mujeres y que implica alteraciones menstruales y otras relacionadas con crecimiento anormal de vello, acné o caída de cabello, así como problemas de fertilidad.

A pesar de que no hay una cura específica, sí que existen alternativas para tratar los síntomas a través, por ejemplo, de tratamientos hormonales y algunos cambios en el estilo de vida.

¿Qué es el Síndrome de ovarios poliquísticos?

El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un trastorno hormonal que sufre prácticamente una de cada 10 mujeres y del que es difícil especificar el origen: puede deberse a alteraciones genéticas, factores ambientales o a otros componentes aún desconocidos que producen una alteración hormonal que desencadena el síndrome.

Estas alteraciones hormonales dificultan la ovulación (liberación de óvulos completamente desarrollados o maduros), por lo que los óvulos permanecen en los ovarios recubiertos por una pequeña cantidad de líquido.

¿Cuáles son las consecuencias de los ovarios poliquísticos?

Las pacientes con este problema padecen como mínimo dos de los tres siguientes síntomas:

  • Por un lado, tienen ciclos menstruales muy irregulares ya que es habitual que muchos meses no ovulen.
  • Por otro lado, presentan ovarios de aspecto poliquísticos en la ecografía; es decir, ovarios con mayor tamaño de lo normal y con un gran número de folículos pequeños en su periferia.
  • El tercer signo más frecuente es el hiperandrogenismo. Debido a las alteraciones hormonales producidas por este síndrome, el organismo produce mayor cantidad de hormonas masculinas. Todo ello puede producir síntomas como hirsutismo (crecimiento excesivo de vello en el cuerpo), acné o alopecia.

Además de estas alteraciones, es frecuente que estas mujeres tengan problemas en la absorción de los azúcares que hace su organismo. Pueden presentar resistencia a la insulina, y tienen unos niveles de esta hormona superiores a lo habitual. Todo ello provoca que una de cada dos mujeres afectadas por el síndrome padezca sobrepeso u obesidad y que, además, puedan tener también diabetes.

¿Qué tratamiento se debe seguir para tratar el síndrome de los ovarios poliquísticos?

Los especialistas señalan que el SOP no se puede prevenir ni curar, pero sí que se pueden disminuir sus síntomas asociados con tratamientos médicos y cambios en el estilo de vida.

Por un lado, existen los tratamientos hormonales, como las pastillas anticonceptivas, que pueden ayudar a regular el ciclo menstrual y mitigar otros problemas como el acné o la aparición de vello corporal. En algunas ocasiones, también se dispensa medicación para reducir los niveles de insulina y para ayudar a ovular. Por otro lado, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a mejorar los síntomas. Así, una buena alimentación y la reducción del peso, incluso en niveles moderados, puede ayudar a tratar los cambios hormonales y los problemas de salud como la diabetes, la hipertensión arterial o el colesterol alto. Los expertos recomiendan dietas pobres en azúcares, grasas saturadas y colesterol combinadas con ejercicio físico y abandono de hábitos perjudiciales como el tabaco o el alcohol.

No obstante, en cualquier caso, los tratamientos se deben evaluar por un médico especialista para adecuarlos a la necesidad de cada mujer, teniendo en cuenta, entre otras cosas, el deseo de conseguir un embarazo a corto plazo.

¿Afectan o dificultan la reproducción?

El desequilibrio hormonal que sufren las mujeres con SOP repercute directamente sobre su fertilidad. Al alterar sus ciclos menstruales, en muchos casos la ovulación no se llega a producir y, sin una ovulación regular, lograr el embarazo natural resulta más complicado.

“En pacientes jóvenes que aún no han mostrado un deseo de quedarse embarazadas, se recomienda seguir una dieta, realizar deporte de manera habitual y controlar los niveles de azúcar, con fármacos si fuera necesario”, explica la doctora Marta Trullenque, especialista en reproducción asistida de Eugin. Siguiendo estas pautas de estilo de vida saludable, en algunos casos se ha visto que las mujeres consiguen ovular de forma regular y pueden lograr el embarazo de forma natural.

Cuando esto no sea posible y el embarazo no llegue de forma espontánea, la opción más recomendable será acudir a un especialista. Según cada caso, el médico les indicará seguir un tratamiento de reproducción asistida -bien sea solo con un tratamiento hormonal o con una inseminación artificial o una fecundación in vitro– estimulando previamente los ovarios con tratamientos que aseguran que la ovulación se produzca. “En cualquier caso es recomendable consultar siempre con el médico puesto que, según el grado de afectación, el tiempo de búsqueda del embarazo y la edad de la mujer, las recomendaciones y el tratamiento serán diferentes”, asegura la doctora Trullenque.

El síndrome de ovarios poliquísticos puede afectar a la fertilidad de la mujer debido a las alteraciones hormonales que repercuten directamente sobre su ciclo menstrual y, por tanto, sobre la ovulación.

A pesar de que no existe una fórmula médica para la cura de la enfermedad, sí que existen alternativas médicas y de estilo de vida que pueden ayudar a paliar los síntomas y a mejorar los inconvenientes relacionados con la fertilidad. Así, a las mujeres que deseen buscar el embarazo se les recomienda seguir una dieta saludable y ejercicio y acudir a un especialista en el caso de que no se llegue a producir un embarazo espontáneo.

La reproducción asistida es una alternativa para ayudar a estas mujeres en su deseo de ser madres, y existe un amplio abanico de tratamientos que se pueden llevar a cabo, siempre bajo las recomendaciones médicas.

2021-09-14T08:57:53+00:0014 septiembre 2021|Aspectos emocionales|
SOLICITAR VIDEOCONFERENCIA