Desde caminar a subir escaleras: 10 cosas que puedes hacer tras una transferencia embrionaria

Publicado el 11 julio 2014|Última actualización el 19 mayo 2022|Sobre Reproducción Asistida.|

Son los 15 días más inciertos del proceso: tras una transferencia, es necesario esperar dos semanas antes de realizar el test de embarazo.

Llevar una vida lo más normal posible es lo más aconsejable tras una transferencia embrionaria

¿Qué hacer después de una transferencia embrionaria?

Y son muchas las dudas que asaltan a las mujeres que viven este momento: ¿puedo hacer vida normal? ¿Tengo que descansar? Aquí va un listado de diez cosas que se pueden hacer durante este intervalo de tiempo.

Hacer vida normal

Es la regla número uno. De igual modo que una mujer que busca el embarazo de forma natural no altera su vida, la que se ha sometido a un tratamiento de reproducción asistida tampoco debería hacerlo.

Realizar ejercicio físico suave

El cuerpo necesita sentirse relajado, y practicar natación o salir a caminar te ayudará a conseguirlo. Evita realizar deportes de impacto o con un alto nivel de intensidad, como salir a correr o realizar aeróbic.

Bañarte en la playa o en la piscina

Si en tu tratamiento ha habido punción folicular, tendrás que esperarte 7 días para bañarte. En el caso que no la haya habido, podrás bañarte en la playa o en la piscina con toda tranquilidad.

Mantener la mente ocupada

Los 15 días de espera son necesarios para que el tratamiento siga su curso, no hay nada más que se pueda hacer para conseguir el embarazo. Por tanto, conviene distraerse y aguantar la incertidumbre.

Buscar apoyos

Ya sea el de tu pareja o de tus amistades, te ayudará a sobrellevar la espera. Apóyate en ellos para hablar de tus miedos y tus dudas: este es un momento muy importante en tu vida.

Comer bien

Una dieta sana y equilibrada es lo más recomendable, no solamente durante estos días, sino también a lo largo del embarazo. Comer frutas y verduras de temporada a diario y disfrutar con la comida también ayuda a sentirse bien.

Salir a pasear

No hay ningún problema con eso; de hecho, es una buena solución para distraerse, despejar la mente y respirar aire puro.

Trabajar

A menos que te lo recomiende el médico o que debas coger una baja (si sigues el tratamiento en el extranjero), sigue con tu trabajo. Es una manera de estar ocupada y de seguir con el curso normal y rutinario de tu día a día.

Aliviar el estrés

Con el método que mejor te funcione. Ya sea asistir a clases de yoga, tomar valeriana, Flores de Bach o hacerte una infusión relajante. Si te va bien, hazlo: te ayudará a sentirte mejor.

Mantenerte activa

Del mismo modo que se aconseja llevar una vida normal, no se aconseja hacer reposo en exceso. La vieja creencia de que quedarse en la cama ayuda a quedarse embarazada no es cierta. Imagínate si estuvieras buscando el embarazo de forma natural: ¿te quedarías en la cama todo el día?.

SOLICITAR VIDEOCONFERENCIA